El primer paso es realizar una “evaluación diagnostica” la cual consiste en una exploración de forma integral de las Funciones Ejecutivas Superiores (Vigosky) y la motricidad total, entre otros aspectos con la finalidad de identificar las habilidades y las aéreas de oportunidad, para establecer un programa individual de intervención y ofrecer a la familia asesoría en la resolución de las dificultades de aprendizaje.